Desratización

La desratización busca la ausencia de roedores en un entorno determinado, para conseguir este objetivo, integraremos variables como barreras físicas, adecuado manejo de mercaderías, barreras químicas y mecánicas, junto con un monitoreo permanente de puntos cebados, para verificar el buen resultado del servicio. Implementando así medidas preventivas, de erradicación y de control.

El manejo de variables de entorno, tales como una adecuada disposición de basuras, manejo de alimentos, aseo y orden dentro y fuera de las dependencias, así como la hermeticidad de estructuras, especialmente las destinadas a almacenamiento de alimento, acceso a agua y refugio de plagas, tienen un impacto muy significativo en las poblaciones a controlar, de tal forma que lograremos un entorno no deseado o no atrayente para los roedores.

El manejo de barreras químicas es en base a drogas anticoagulantes de ultima generación. El uso de cebos irá asociado con la manipulación de factores que limitan su reproducción y sobrevivencia de la colonia, el saneamiento como mecanismo de control, minimizando riesgo o daño al hombre y a los componentes de su medio ambiente. Para tratamientos exteriores se contempla un cerco de exclusión perimetral.