Control de Murciélagos

En Chile, los murciélagos se encuentran protegidos por el Reglamento de la Ley de Caza (Decreto Supremo nº 5 de 1998), donde se prohíbe la caza o captura en todo el territorio de anfibios, reptiles, aves y mamíferos de acuerdo a las zonas en que se presentan y a los criterios de protección. De acuerdo a este reglamento, algunas especies de murciélagos son protegidas por considerarlas beneficiosas para la actividad silvoagropecuaria y otras, por ser consideradas como densidades poblacionales reducidas.

Cuando llega la primavera es común encontrarnos con colonias de murciélagos en algunos sectores de la ciudad. Pero esta imagen no es una situación anormal, puesto que en este período comienzan a salir de sus refugios poblaciones de murciélagos después de haber hibernado durante el invierno.

La rabia es una enfermedad que se transmite a través del contagio de animales domésticos (perros y gatos) y silvestres (murciélagos). En tanto, la manifestación silvestre de la enfermedad a través de murciélagos se ha mantenido desde 1985.  No obstante, las manifestaciones de rabia urbana y silvestre están siendo controladas en nuestro país. Desde la década del 60, el Ministerio de Salud ha ejecutado el Programa Nacional de Prevención y Control de Rabia, el que ha logrado controlar el ciclo urbano de la enfermedad. Esto implica que actualmente no se presentan casos ni en perros ni en gatos, minimizando de este modo el riesgo para las personas.

En Chile, existen varias especies de murciélagos, entre las que destaca Tadarida brasiliensis o conocido como murciélago común, cola de ratón o guanero. Esta especie está altamente adaptada a la presencia humana, por lo que forma colonias en cualquier construcción con condiciones favorables para su refugio.

Los murciélagos tienen hábitos nocturnos y una presentación estacional. Sus poblaciones aumentan en primavera-verano y principios de otoño, debido a la mayor disponibilidad de alimento (insectos voladores nocturnos). Es habitual observarlos saliendo de sus refugios a la hora del crepúsculo y revoloteando en la noche, especialmente en lugares con alta iluminación persiguiendo polillas u otros insectos.

Se caracterizan por ser animales inofensivos. Su principal forma de defensa es pasar prácticamente desapercibidos por el horario en que desarrollan sus actividades. No atacan, ni muerden a las personas u otros animales, generalmente prefieren huir. Cuando establecen colonias numerosas pueden causar problemas por olores molestos debido a la acumulación de excretas. Aunque los murciélagos son asociados a la imagen de los vampiros, sólo una especie en Chile es hematófaga (se alimenta de sangre).

IMPORTANTE

El control de murciélagos en viviendas o edificios únicamente permite la erradicación de la colonia, es decir, hacerlos salir y cerrar toda posible vía de ingreso a la estructura para impedir que vuelvan a ingresar.

Antes de realizar el sellado de las aberturas debe asegurarse que los murciélagos estén fuera del edificio.

Los murciélagos dan a luz solo una cría por parto y su periodo reproductivo, en el caso de los presentes en Chile, termina generalmente en noviembre y la mejor época del año para realizar la erradicación es el otoño cuando los juveniles han aprendido a volar y salen del edificio.

RECOMENDACIONES

  • Para evitar la infección de sus mascotas no olvide la vacunación antirrábica anual.
  • Avise al SEREMI la presencia de colonias de murciélagos para proceder a la toma de muestras.
  • Efectuar reparaciones y mantención de viviendas y edificios para evitar la presencia de cualquier plaga o vector sanitario.
  • Si encuentra un murciélago en su casa evite contacto directo, use guantes, escoba, palas u otro medio indirecto. Una vez que lo coloque en un recipiente hermético, informe al Seremi o a la Unidad de Higiene Ambiental de su comuna para remitir la muestra al laboratorio de rabia de Instituto de Salud Pública.
  • Los murciélagos son especies de gran importancia ecológica ya que efectúan controles naturales a plagas de insectos.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN

  • Si un murciélago entra a su vivienda, nunca trate de atraparlo con las manos descubiertas. Utilice guantes, escobas, cajas de cartón o cualquier cosa que evite tocarlo directamente.
  • Si no puede capturarlo, llame a su municipio o al SEREMI avisando del hallazgo.
  • Si Ud. detecta una colonia de murciélagos en su vivienda o edificio, dé aviso al SEREMI para descartar la presencia de rabia.
  • Nunca actúe por iniciativa propia, consulte la manera más efectiva de excluir y no matar a la colonia existente. Para ello existen empresas especializadas en la exclusión de murciélagos, las cuales están autorizadas para realizar este trabajo. Recuerde que está prohibido por ley eliminar las colonias, dada su importancia para el ecosistema.
  • Nunca deje que sus hijos jueguen con estos animales, ni con cualquier otro animal silvestre.
  • Mantenga vacunados contra la rabia a todas sus mascotas, especialmente a los perros y gatos, ya que ellos pueden atrapar murciélagos fácilmente. Manténgalos dentro del domicilio para evitar su posible contagio.
  • Las personas más expuestas o con riesgo de tener contacto con el virus de la rabia (veterinarios, personal de laboratorio, adiestradores, etc.) deben hacer una cobertura preventiva vacunándose contra la rabia.